Me la tengo que bancar

No tengo ninguna coincidencia con el gobierno de Mauricio Macri. Cada medida que toma, a priori la veo como negativa. No le creo su discurso de transparencia y tengo sobrados motivos. Pienso que sus políticas económicas van a terminar llevándonos al desastre y vamos a estar varios años pagando el endeudamiento salvaje al que está apelando. Creo que casi todos los que gobiernan carecen de una mirada social imprescindible, que administran sin importar si la gente queda afuera o adentro. Siento muchas más cosas que me revuelven la panza de pensar que estos tipos van a estar ocho o doce años en el poder.

Sin embargo, me la tengo que bancar. Porque las mayorías de los que asistieron a las urnas los bancaron. Porque les creen. Porque pocas horas después fueron a cargar nafta y pagaron 12 por ciento más y no les importó. Porque Cristina y su gobierno hicieron cosas fantásticas y muchas cagadas que la gente no perdonó. Porque las opciones de izquierda no emocionan a casi nadie. Porque el peronismo de Randazzo y de Massa es apenas un título para arrimar agua al molino amarillo de Cambiemos.

macri

Me la tengo que bancar porque el pueblo vota, el pueblo se expresa. Y a esta altura podemos ser cualquier cosa, menos profundamente democráticos. Y la democracia tiene esto. Un día ganan los tipos con los que vos comulgás y otro día ganan los que están exactamente enfrente. La democracia es bancársela y me la tengo que bancar a Carrió a las risas con el cadáver de Santiago Maldonado, porque si yo quisiera matarla a Carrió no estaría respetando su hijaputez. Y sin embargo lo hago, porque podemos ser cualquier cosa, menos profundamente democráticos. Y en las democracias se respeta a los hijos de puta.

Veo a Macri sueltísimo de cuerpo decir que hoy aumentan los combustibles, pero que cuando baje el crudo van a bajar y veo a sus votantes y a sus no votantes no creerle nada de eso. Pero lo respeto. Es la democracia. Que se te caguen de risa en la cara también es parte de este hermoso sistema.

Que vengan la precarización laboral, nuevos tarifazos, más megaendeudamientos, más represión, sí, incluso más represión, también es parte de la democracia. Los argentinos, en su mayoría, ratificaron el domingo un gobierno que lleva dos años mostrando sus credenciales.

Queda aguantar. Aguantar porque ya va a pasar. Porque con Cristina o sin Cristina vamos a volver a ver un gobierno popular. Y debe ser un gobierno popular mucho mejor que el de los K. Que no robe, porque el pueblo no lo perdona si los grandes medios lo cuentan y amplifican a límites inimaginados. Y que tenga a los más débiles del sistema en el foco de su agenda política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s