Maldonado, el cambio de época que permite que los fachos salgan del closet

Es interesantísimo como un cambio de época demuestra la emergencia de otras verdades relativas. La desaparición de Santiago Maldonado hizo aflorar reminiscencias de un pasado que muchos creíamos superado: la naturalización de la desaparición de  personas por razones políticas con (presunta) intervención de un aparato estatal.

La nacionalización (concepto de moda en tierras rionegrinas) del tema puso en las mesas de café, en las charlas familiares y en los grupos de Whatsapp debates que se creían cerrados. Para horror histórico, ciertos pensamientos que se creían perimidos afloran porque el contexto ya no los censura. Los fachos salen del closet.

maldonado 1

Las relativizaciones de la crudeza de la última dictadura que se vivieron en el último año y medio y entre las que se encuentran el cuestionamiento a la cifra de detenidos desaparecidos, el revival de la teoría de los dos demonios o el 2×1 a los genocidas, generan ese clima que permite dudar sobre el destino de Maldonado y el rol de Gendarmería en su desaparición.

Hasta que la justicia no arroje certezas sobre su paradero o destino, las especulaciones serán muchas y la sarta de sandeces que tendremos que escuchar y aceptar también.

Lo que ya se puede avizorar como realidad es que estamos a dos centímetros de justificar que Maldonado desapareció porque “algo habrá hecho”, ya que no todos los hippies desaparecen, sino sólo los que “están metidos en algo turbio” o forma parte de un enemigo imaginario, en este caso un colectivo mapuche trasnacional con financiamiento londinense (¿?).

Es tan profunda la intervención cultural de los milicos en tan sólo siete años y medio que aún hoy a 33 años del retorno de la democracia seguimos dando batallas culturales para echar luz sobre el peor de todos los terrorismos, el terrorismo de Estado. Por eso cuando se cuestiona la insistencia en el debate sobre los 70 lo que se pretende es enterrar un pasado que debe rememorarse siempre, porque es un pasado muy presente y que aunque no lo creamos, también tiene mucho futuro. Y ese futuro hay que construirlo desde el presente pero con los valores bien altos de Memoria, Verdad y Justicia.

maldonado 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s